SENTIMIENTO CREMA

“más qUe Una pasión Un sentimiento”

Los veranos que jamás olvidé

Recuerdo que la noche anterior a los partidos de copa no podía dormir tranquilo, quería avanzar el tiempo, quería efectivamente dormirme, pero hasta la noche siguiente… Bordeaba los 10 años, y mientras mis amiguitos pensaban en Gi Joe, Thundercats y los muñequitos de Guerra, yo me la pasaba pensando en la (), en su participación en copa, en los nuevos refuerzos, en mis 2 posters antiguos liderados por el Ruso Zubzuck…Cuando ya podía quedarme dormido, pasaba como 1 minuto hasta que mi viejo me levantaba con su clásico silbidito: “pssi psssi pssi psi psi pssiiiii…”, Para mi era una armonía que en mi sueño me hacía saber que el día había llegado, solo era cuestión de horas para volver a vivir esos 90 minutos mágicos en el antiguo nacional… Desayunábamos rico y enrumbabamos a su tienda en breña para el día laboral.. Yo bien a la vincha (aún no tenía ninguna camiseta del club).. llegábamos y lo primero que le preguntaba era: “Viejo, y las entradas?” “Ahí, colgadas.. cuidado las rompes”.. Las descolgaba, las miraba con detenimiento, las leía, las releía, pasaba mi dedo por el símbolo del club, como rezándole que nos fuera bien esa noche, que todo sea felicidad, que tenga x lo menos 1 abrazo sincero con mi viejo en un gol eterno… Luego las volvía a poner con cuidado y seguía mis actividades para que la hora vuele! me ponía a jugar pelota en el portón de la tienda, con algún chiquillo del barrio, me divertía pensando que era el viejo nunes que de un zapatazo hacía delirar a la vieja trinchera, o que era el prolijo Roberto, que previa parada elegante, clavaba al ángulo algún tiro libre… Hasta que tocaba la hora del almuerzo, mi viejo me llamaba para que suba a almorzar a su oficina, Mi abuela nos mandaba comida en una caja de técnopor en tápers calientitos, yo pensaba: “Por qué mi abuela no le cocina a los jugadores, saldrían a jugar con una fuerza desmedida..” Terminaba de comer y me ponía a ver tele, tratando de encontrar en los canales nacionales previas del estadio, de la gente, del equipo.. ya más entrada la tarde mi labor era “afanarme” uno que otro contómetro de la tienda de mi viejo.. Cuando me los encontraba me decía en tono cómplice: “Ya, pero cuidado te bajas a alguien en la cabeza..”… Cada vez faltaba menos para salir con rumbo a la obsesion de niño, mi viejo me mandaba a duchar “Anda bañate que has sudado todo el dia” Así que le hacía caso y nuevamente en la ducha no dejaba de pensar en como sería el gol aquella noche… hasta que mi viejo me tocaba la puerta: “apura que tenemos que cerrar…” Salía, me cambiaba y esperaba a que mi viejo cuadre todo, lo esperaba en el carro, impaciente, y enrumbábamos de breña a lince, de la historia al frenesí… LLegábamos a la cochera de Alejandro Tirado, mi viejo me pedía sacar las entradas de la guantera, y empezabamos a caminar hacia el viejo estadio nacional.. Las calles ya presagiaban el ambiente copero, camisetas, vinchas, gente, carros, policías, caballos… Todos querían estar, nadie se lo quería perder… ya en la cola y posterior asustada x los caballos, llegaba la hora de subir las oscuras escaleras de occidente.. las subía de a 2 en 2, como necesitado de llegar por fin al túnel que me presente aquella maravillosa Barra Oriente de fondo, las antiguas tripas, las luces del estadio fuertes, casi me cegaban pero yo no dejaba de mirarlas… Luego bajando la mirada, ese verde hermoso del césped natural, con sus bandas de un verde mas oscuro… Mi viejo me jalaba de la mano.. “Los sitios son pegados a norte, como me lo pediste” Yo solo me dejaba llevar por su mano, sin desprender la mirada de todos esos colores hermosos, el de las luces, el crema, el de la gente, el crema mezclado entre la gente… LLegábamos a los asientos y ahora mi mirada era a la popular, esa popular que antes era un mounstruo increíble, un cúmulo de papeles, colores, miradas, sonrisas… Ya era hora del partido, SALE EL CAMPEÓN… el estadio un loquerío, los contometros, el mio que no se abría bien peor caía igual, como queriendo acariciar ese verde.. Nunes a la cabeza, Roberto con su cinta impecable.. El ruso y sus guantes mágicos.. empezaba el partido, aplausos, jugadas, uffffssssssss, y gooool, goooooooooool de nunessssssssss lo abrazaba a mi viejo queriendo que mis brazos se peguen a él para siempre, mi mejilla junto a su panza, mi cerebro a punto de explotar, algunas lagrimas incontenibles, como un sincero agradecimiento de haberme llevado hasta alla, haberme hecho la vida tan feliz…

Hoy, día copero, quiero hacer una promesa… Lo que pasa es que extraño ir a la copa con mi viejo, ahora se coordina con los amigos, se compra la popular, y mi viejo lo ve tranquilo en casa, cuando nos vemos nos ponemos a conversar sobre el partido… Hoy quiero prometer, que tengo que ir a la copa con mi viejo, a la tribuna que el se sienta más cómodo, más libre, más feliz… quiero prometer que los abrazos de niño, serán más dulces y tiernos ahora… Que serán abrazos relegados tantos años, abrazos que signifiquen que esa bendita copa que tantos veranos me sedujo, por fin se quedó en casa… Sí viejo, quiero prometer que la próxima vez que vayamos a la copa, SERÁ PARA GANARLA.

Eternamente gracias viejo por hacerme tan feliz.

David es .

fte: forocrema.com

mayo 27, 2010 - Posted by | notas, Uncategorized | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: