SENTIMIENTO CREMA

“más qUe Una pasión Un sentimiento”

Feliz cUmpleaños Lolo Fernandez

El martes 20 de mayo de 1913 rompía la silenciosa ansiedad el fuerte grito de una criatura.

-¡Es hombrecito! – le comunicaron al padre.

- Este si se llamará Teodoro – aseguró don Tomás.

Había nacido Teodoro Fernández Meizán

El cañonero de Hualcará volvió a nacer 20.05.10

Debo empezar pidiendo unas sinceras disculpas a mi amigo y compañero Carlos Tassara. No solo invado sus dominios efeméricos (chequeen su blog Efemérides), sino que me atrevo a escribir sobre el principal ícono de su mayor pasión, la ‘‘. Aún no estoy seguro de que me perdone, aunque no me quedan dudas de que Lolo Fernández sí lo haría. Más hoy en su cumpleaños. Pero sobre todo porque no me atrevo a ahomenajerlo con un ordinario japiverdei tuyú. El viejo cañonero, a sus 97 años, se merece mucho más: una vieja polka para jaranear como en su querida hacienda Hualcará allá en Cañete y de yapa un rock tan estridente como sus fragorosos cañonazos de antaño.

Es difícil comprender cómo se puede idolatrar a alguien al que jamás se ha visto. Celebrar su cumpleaños como si se tratata de un tío lejano, el abuelo o un hermano menor. Mencionarlo como si aún estuviera vivo. No es tan sencillo. Hasta que se entiende que esa persona sintetiza la idiosincrasia de un pueblo, de una pasión.

Lolo no es solo un cañonazo destrozando un árbol a su paso, 156 goles en una vida o un cheque en blanco tirado al tacho de la basura. Lolo es la obstinación del que jamás se da por vencido, la esperanza que nunca se hipoteca, la capacidad de luchar hasta ese último segundo incierto. En Lolo se resume todo lo que aveces no cabe en una sola letra.

No sabía mucho de su vida, hasta hoy. Y por eso ahora comprendo esa profunda admiración de Lorenzo Sotomayor, compositor de esa inmortal polka dedicada al eterno cañonero. En su juventud, Sotomayor se tuvo que comer la banca de suplentes por culpa de Teodoro Fernández Meyzán. Después de mucho esperar, entendió que la guitarra era lo suyo, y lo de Lolo, volverse una leyenda.

Con los años, siempre todo lo pasado, termina siendo mejor. Exagerar se vuelve el pasatiempo predilecto de los viejos, que cuentan que el presente solo es un remedo del pasado. Y aunque podría pensarse que Lolo está incluido en esta visión, la historia, al contrario, se encarga de humanizarlo, de demostrar que su leyenda no fue una construcción antojadiza. “Lolo Fernández eres un modelo de futbolista / por tu gran juego te has hecho ídolo popular”, ya se escuchaba decir de él, en esa pegajosa polka.

El legado de Fernández sigue intacto. A los que lo topan por primera vez puede parecerles un rostro pintado en un trapo, un símbolo tribunero o quizá un viejo estadio. Su vida entera, sin embargo, es un ejemplo de perseverancia. Lo canta, a todo rock, ese grupo de hinchas que se juntaron para producir el disco Atado a un sentimiento, bajo la batuta de Raúl ‘Montaña’: “Cómo amar a un hombre que nosotros no vimos jugar / creo que porque el pasado no fue mejor, el perduró”.

En su cumpleaños 97, a Lolo me lo imagino sentado en el estadio Monumental. Atento a ese coro cuasi gregoriano que surge desde norte, como una ola invisible. Es la Trinchera, cantándole Olé, olé, olé, olé…Lolo… Lolo… Y, él, desde su banca de occidente, vestido con un pantalón sencillo y una guayabera blanca, levanta una mano para hacer un gesto. No se distingue muy bien. Nó sé bien si es un adiós. No sé bien si un hola.

Fotos de la Romería a Lolo Fernández

mayo 17, 2010 Publicado por | Descentralizado 2010, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Lorenzo Sotomayor y la polka a LOLO Fernández

El gran compositor Lorenzo Humberto Sotomayor también inmortalizó la figura de Lolo al homenajearlo con la polka “Lolo Fernández”. Sotomayor no sólo admiraba a Lolo Fernández sino que era su suplente en la “U”. Delia Vallejos haría, hace como 50 años, una grabación magistral de la polka “Lolo Fernández”.

Lolo Fernández
(Polka Peruana) Lorenzo Humberto Sotomayor
Canta: Los Ases del Perú

(así se indica en el EP que tengo)

En el fútbol hay un gran baluarte
que coraje siempre demostró,
jugando en su puesto centro forward
nadie en el Perú lo superó.
El, muy generoso, un caballero,
nunca se cambió de su gran club,
ídolo de todos los peruanos,
ídolo el gran centro de la U.
Lolo Fernández, toda mi vida
yo te he admirado
porque tú has sido insuperable
en el Nacional.
Lolo Fernández eres un modelo
de futbolista
por tu gran juego te has hecho
ídolo popular.
En cuantas partes que te tocó
defender la patria,
siempre lo hiciste poniendo
todo tu corazón.
Lolo Fernández, Lolo Fernández,
yo te dedico como homenaje
esta mi canción.

En aquella oportunidad, su hijo, también me contó un aspecto desconocido, y anecdótico, de la vida de su padre. Lorenzo Humberto Sotomayor, al igual que la mayor parte de los peruanos, gustaba mucho del fútbol, deporte en el cual sobresalía como futbolista al punto de haber integrado, durante su juventud, el KDT Nacional, el Sport Boys y Universitario de Deportes (“U”). El jugaba como delantero centro y al pasar a la “U” se convirtió en una especie de eterno suplente ya que el titular de ese puesto en la “U” era el más grande jugador que haya tenido el equipo crema, Lolo Fernández.
Como Lolo era un jugador que difícilmente se lesionaba o hacía expulsar, Lorenzo Sotomayor no encontraba la oportunidad para reemplazarlo en la cancha. Hasta que llegó la oportunidad que, ante la ausencia del gran Lolo, Sotomayor iba a jugar en el equipo titular crema. Pero, por esas cosas del destino, durante un entrenamiento, Sotomayor se lesionó seriamente de la rodilla y tuvo que abandonar la práctica del fútbol.[/size][/font]

El fútbol peruano perdió a un buen futbolista, pero la música criolla del Perú ganó a un excelente autor, compositor y pianista. Años después, Lorenzo Humberto Sotomayor compuso la hermosa polca “Lolo Fernández” para honrar no sólo al ídolo crema sino a quien él tuvo el honor de ser su suplente. Delia Vallejos hizo una grabación maravillosa de la polca aquella.

FTE: www.forocrema.com

marzo 5, 2010 Publicado por | Uncategorized | , , , | 2 comentarios

¿Qué fue de la redecilla y la camiseta de Lolo?

Por Mauricio Gil Ballón.

Hay objetos que vencen a la muerte. Se desprenden de la condición perecedera de sus dueños y persisten por sí mismos, pero siempre bajo el cuidado de un nuevo guardián: un cazador de recuerdos, un coleccionista, un hincha del fútbol. Objetos que aún mantienen la energía del tiempo, el acontecimiento perdido y los vestigios de vida que les dio un nuevo significado. Por eso, una redecilla para la cabeza o una camiseta raída de franja roja pueden ser mucho más que un material fibroso y tela de algodón. Sobre todo si fueron de Teodoro “Lolo” Fernández.

Solo la “U” podría ser la dueña si no fuera él. Jorge “Chupo” Arriola es rotundo: de no tener las piezas, solo el club sería digno de conservar las extensiones de Lolo. No habría otra persona o lugar capaz de resguardar aquella mínima prenda, hoy símbolo crema irrefutable, que el delantero se colocaba en la cabeza para jugar. La misma que usó para despedirse del fútbol y anotarle 3 goles al compadre rival —nunca enemigo—, mientras Arriola presenciaba por primera vez la potencia de su juego. Era el 30 de agosto de 1953, y “Lolo” dejaba la “U” tras 23 años. Recién, lejos de las canchas , con dolores en la cadera y desconfianza para los extraños, se desprendería de su redecilla. El que fuera un niño en las tribunas en ese partido contra Alianza Lima en el Estadio Nacional, extendería las manos y recibiría la gratitud del gran “Cañonero”. Hasta hoy, es el único afortunado.

Arriola es socio crema desde hace 55 años. Construyó con andamios de paciencia la amistad con Lolo. Tras volver del Mundial de España 82, le realizó un homenaje en el estadio de Breña y recaudó 10.000 soles para que se operara en Miami. “Para ti, hermano”, le dijo Lolo en su quinta de Lince. El “Cañonero” se probó por última vez su redecilla, 30 años después de su despedida, y se la regaló. Sería en esa pequeña casa de General Córdoba donde Fernández le contaría que la selección viajó en barco a los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Y que no pararon de entrenar los veinticinco días que duró la travesía en altamar. Luego vendría la goleada de 7 a 1 contra Finlandia y la difusa historia del partido contra Austria. En total, el “Cañonero” hizo 6 goles. Su entrega y eficacia no descendía con la blanquirroja.

Hoy, esa camiseta está enmarcada en el restaurante Estadio, en la plaza San Martín. Firmada por Lolo, con pequeños agujeros en la parte inferior y casi como un ícono religioso, cuelga de una de las paredes. Teodoro “Prisco” Alcalde, olímpico del 36, se convenció que la prenda de su compañero de selección estaría a salvo con Arriola, quien solo la prestó al restaurante. Tiene la condición de devolución.

El “Chupo” no sabe qué rumbo tomarán las prendas. Primero deberá saber su propio destino. Pero entiende que tiene objetos que vencieron al tiempo y que jamás podrán ser igualadas por mercancías de tienda, clones uniformes. La camiseta y la redecilla rezuman el sudor y la energía de vestuario; son dos piezas irrepetibles que reflejan el pasado y explican el poder de Lolo.

Es que mañana, también es su aniversario. Y dale “U”.

fte:  http://www.elcomercio.com.pe/noticia/324099/que-fue-redecilla-camiseta-lolo

agosto 6, 2009 Publicado por | especiales, historia, Relatos | , , , , | 4 comentarios

Fondos de pantallas

17

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/LOLO34.jpg

lolovectorpoag

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/lolovector.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/lololoh.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/Earth1.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/estrellau.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/TABLA.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/zamalekwallpapersdo.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/GAcopia.jpg

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/loloacopia.jpg

13

link: http://i358.photobucket.com/albums/oo29/joell14/LOLOCIELO.jpg

 

julio 21, 2009 Publicado por | Uncategorized | , , , , , | 21 comentarios

Imagen de Lolo

archivo en psd: http://www.megaupload.com/?d=OR9RIUEK

junio 1, 2009 Publicado por | imagenes | , , | 6 comentarios

SEMBLANZA DE “LOLO”, POR ELOY JÁUREGUI

Resumen tomado del libro “Usted es la culpable” (*), escrito por Eloy Jáuregui (**), historiador, escritor, profesor universitario y apasionado del fútbol; pero sobretodo, crema de corazón.

La luz en Hualcará

Don Tomás Fernández fue un hijo de andaluz legítimo e hizo familia con doña Raymunda Meyzán, hermosa cañetana, afincándose en la hacienda Hualcará, a unos palmos de San Vicente, al sur de Lima. Como buen sevillano, don Tomás quiso tener hijos de trabajo y de bien, por eso, aunque humilde, obligó a sus muchachos a estudiar y hacerse de profesión con dignidad.

 

“Lolo” fue hijo de don Tomás. El más apacible, el que más se esforzaba por ayudar a su vieja. Desde niño, ya “Lolo” trabajaba en las faenas del campo y sabía lo que era ganarse un jornal, sabía lo que era llegar con el cuerpo cansado, sabía cuán difícil era mantener el pellejo limpio de polvo y paja. Estudiaba y trabajaba y aprendía a ser recto en los usos de la vida. En esos predios, polvorientos y bucólicos, el tiempo vio crecer un hombrecito de carácter, y ya adolescente, a un tipo trejo y de vasto corazón.

 

En Lima comprendió eso de las clases sociales; eso de las desigualdades, eso que debía a los pobres y los ricos. Y siguió estudiando en la “Residencia de estudiantes”, un colegio de baja estofa pero que quedaba muy cerca a la Av. Salaverry.

 

Para los deportes fue un superdotado porque le entraba franco a cualquier jugada y en números tenía sus secretos, ciertas fórmulas para despejar entuertos. Lima era ya una ciudad caldurienta, forjando dolores para aquel parto social incontenible. “Lolo” asimiló las esencias de ese amanecer.

 

Arturo, su hermano mayor, ya era un famoso zaguero salido del Ciclista Lima, que fue contratado por Universitario de Deportes. El club estudiantil coqueteaba con el profesionalismo porque era la institución de los blancos, de los de arriba, de la enclenque burguesía nacional, que sea dicho de paso, no consideraba al fútbol su deporte, por eso de juntar sudores con tanto cholo y tanto zambo. Para eso estaba el cricket o el tenis. ¡Fo! exclamaban las limeñas cuando un infeliz decía que era futbolista.

 

Peor fue Arturo, quien ya se pituqueaba en salones y confiterías, amigote de los Galindo, los Astengo, los Denegri. Fue Arturo el que llevó a “Lolo” a la “U” para que desde esa vez tiñera su corazón de crema. Pero el fútbol no era todo en la vida de ese joven cañetano. “Lolo” dejó el colegio y tuvo que trabajar. Primero de vendedor de botica, después de mecánico, luego en fresas y tornos. Con lo que se ganaba se hacía presente en la casa de don Tomás, el resto era para los libros, siempre quiso saber cómo se construían los radios, sobre todo aquél que entonaba la polka: “Joselito, José Gómez se llamaba…”. La “U” le brindó la casa de la Av. Arequipa donde se tenía que madrugar para entrenar y “Lolo” entendió que mantener ese status era una cuestión más de guapeza que de habilidad con la pelota.

 

Entonces llegaron los primeros goles, y lo tuvieron que correr al centro porque de puntero derecho hacía temblar a los tranvías que cruzaban el Paseo de la República. “Qué patadón, qué molleja” suspiraba la fanaticada y “Lolo” picaba como una centella, corría todas las pelotas y le daba con los dos pies a la triste pelota que con las justas terminaba los partidos con vida.

 

En el viejo Estadio Nacional, la tribuna norte se convirtió en patrimonio de la barra de la “U”, conforme “Lolo” le pegaba y le pegaba al balón, y gritaban y gritaban los goles de ese hombre hecho de extraña mezcla de jebe, roble y acero. Hombre que usaba una redecilla para sujetar el cabello y conservar la línea. Hombre que portaba suspensor hasta el pecho y que cuando le iba a dar a la pelota hacía pegar la punta de su botín “Mayurí” varias veces contra el piso y ¡cataplún” venía el misil.

 

“Lolo” jugó hasta los 40 años y se despidió goleando al Alianza Lima. Después pasó a trabajar a la aduana y se jubiló con un sueldito regular. Te queremos. “Lolo” y que ninguna pesadilla te arrebate. Si hasta te pareces a César Vallejo.

 [*] Resumen tomado del libro “Usted es la culpable”. Editorial Norma. Segunda Edición. Bogotá 2005.

[**] Eloy Jáuregui es escritor y profesor de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Lima.

fte: www.universitario.pe

mayo 21, 2009 Publicado por | especiales, los más queridos | , , , | Deja un comentario

TRIBUTO AL MÁS GRANDE: 96 AÑOS DEL NACIMIENTO DE “LOLO”

Hoy 20 de mayo se cumplen 96 años del nacimiento de quien se ganó a punto de goles, entrega y coraje la condición de máximo ídolo en la historia de nuestro querido club: “Lolo” Fernández.

Fue un día como hoy, en 1913, que nació en la hacienda Hualcará de Cañete quien representa con su inmensa figura el símbolo histórico de nuestros casi 85 años de vida: Teodoro “Lolo” Fernández Meyzán.

“Lolo” empezó a recorrer su camino hacia la inmortalidad a los 18 años de edad, cuando un 29 de noviembre de 1931 debutó en un partido internacional ante Deportivo Magallanes de Chile. Fueron 23 años ininterrumpidos de goles inolvidables, títulos, redes rotas y un amor imperecedero por la única camiseta que vistió en su vida: la crema. Un amor que incluso le hizo rechazar cheques en blanco que le ofrecían clubes del extranjero. Eran otros tiempos. Eran tiempos del sentimiento genuino que otros no podrán entender jamás.

“Lolo” es el goleador histórico del club con sus 156 goles en 23 temporadas. Obtuvo los títulos nacionales de 1934, 1939, 1941, 1945, 1946 y 1949. Fue máximo goleador peruano en 1932, 1933, 1934, 1939, 1940, 1942 y 1945.

Y en las difíciles se hacía más grande. Nadie hizo más goles que él en los clásicos. Fueron 29 goles ante el eterno rival, coronados con la inolvidable tarde del 31 de agosto de 1953, cuando “Lolo” se despidió del fútbol anotando tres goles en un clásico y recorrió sus últimos minutos en una cancha de fútbol cargado en hombros. Era el tributo de un pueblo a quien dejó el alma por la camiseta que siempre amó.

Se despidió el futbolista pero nació la leyenda, aquella capaz de erizarnos la piel con la sola mención de su nombre. Y nos acompañó hasta que un 17 de septiembre de 1996 Dios decidió llevárselo para que siga haciendo goles en el cielo.

Hoy festejamos su cumpleaños, talvez no esté físicamente junto a nosotros en las celebraciones, pero estará en nuestros corazones y en nuestro recuerdo. Hoy festejamos los cremas en la Tierra, mientras que Dios festeja con él en el cielo, y todos a un solo coro le diremos al ídolo eterno: ¡Feliz Cumpleaños!

mayo 21, 2009 Publicado por | especiales, los más queridos | , , , | Deja un comentario

Lolo Férnandez, el mejor futbolista peruano de todos los tiempos

Comentario del periodista chileno de la época Pancho Alsina sobre el mejor futbolista peruano: TEODORO “LOLO” FERNANDEZ LOLO FERNANDEZ

Yo vi a LOLO Fernández por primera vez en aquella gira de Alianza Lima de los años treinta, venía reforzando al team de los íntimos y era un refulgente brillante metido en una diadema de joyas negras. Magnifica familia futbolística ésta de los Fernández en Cañete, con LOLO, Arturo y Lolín, todos ellos de fama internacional. Arturo jugo 2 años en Colo Colo y LOLO vino de Lima especialmente a reforzar el equipo albo en una ocasión. Lolín fue figura en el fútbol argentino durante 5 años.

Curioso este caso de LOLO, curioso por su apego al terruño y al club en el que comenzó y terminó su campaña futbolística, el Universitario de Deportes de Lima. Por su calidad, era para que LOLO hubiera triunfado en los más exigentes escenarios, y conste que no le faltaron proposiciones, pero LOLO nunca quiso moverse de Lima, de los cremas de la “U” limeña, de su “U”.

Pocas veces he podido ver yo a un ariete de la calidad, de la feroz eficiencia de LOLO. Sus condiciones naturales era riquísimas: disparo violento y certero con ambos pies, cabeza privilegiada, visión de juego y capacidad para cambiar los frentes de batalla con sus pases largos y precisos a las puntas, valentía para entrar al área, dureza para recibir golpes, fútbol sin complicaciones, funcional y hermoso en su recio estilo. Goles, goles y más goles; quizás por eso los espectadores y los críticos olvidaron las demás virtudes de este jugador excepcional: su golpe de cabeza, su fácil desplazamiento, su visión total y sus largos envíos a las puntas.

A raíz del match en el que reforzó a Colo Colo, Robinson Alvarez, presidente colocolino quiso contratarlo, ofreció cifras cada vez mayores sin éxito, hasta que como opción irresistible le ofreció un cheque en blanco para que él pusiera la cifra que quisiera, pero LOLO lo rechazo, así como rechazó ofertas de San Lorenzo y Racing, Peñarol y Racing de París. Llegue a ser amigo de LOLO, lo mismo que de Arturo. Juntos hemos trasnochado en Santiago en aquellas visitas que hizo el ariete peruano para reforzar al Colo Colo, y siempre fue igual, de pocas palabras, claro en sus ideas, incapaz de un mal gesto, hombre sencillo y buenazo, querendón, y por qué no decirlo, hasta un poco tímido con los extraños, fiel a sus amistados, a sus cariños y a su tierra. Había sufrido una lesión y ya todos lo daban por terminado, pero sin terminar de reponerse de una operación salió como suplente ante Racing. Universitario perdía 2-0 y de las tribunas vino la voz “que entre LOLO, que entre LOLO”, él entró rengueando y marco dos goles, los del empate. En la revancha su equipo ganó 5-3, los cinco goles fueron de LOLO.

20 años después, ya con el peso de su larga campaña encima y los golpes recibidos jugó contra Alianza Lima, los dos ejes del ataque crema estaban lesionados y él tuvo que salir a la cancha. Tenía ansias de jugar pero miedo al fracaso, incluso muchos de sus amigos no fueron al estadio por el temor a verlo fracasar. Ganó la “U” y los tres goles los señaló el veterano.

Luego de 20 años al servicio de su “U” se le ofreció un match de beneficio, jugó LOLO y anotó tres goles soberbios. Yo en todos estos años que he vivido como espectador de fútbol he conocido arietes notables de todo pelaje, técnicos como Raúl Toro o Pedernera, cañoneros como Puskas, completísimos como Di Stefano, magistrales como Cruyff, astutos y goleadores como el alemán Muller, temibles como John Charles, cerebrales como Gabino Sosa. He visto y sigo viendo astros del fútbol y les aseguro que LOLO figura en medio de toda esa aristocracia del fútbol mundial.

Pancho Alsina – Periodista Chileno

junio 2, 2008 Publicado por | especiales, los más queridos, Relatos | , , , , , | 1 Comentario

Lolo Inmortal

septiembre de  1996 , era uno de esos tantos días en la esquina de Torre Tagle y alcázar en pueblo libre en el barrio de la gente de demencia en la que solíamos juntarnos para conversar del clUb, lanzar ,tomar unos traguitos y hacer hora, junto a los amigos de siempre, aquellos que conocí en la popular y forman parte de mi familia tribunera, como el loco, el chaname, oxiuro ,lennon, el nuno, el chan , zanelli ,el zambo, champagne, el tata, etc…. cuando de pronto llego alguien con esa noticia que ningún crema quiso escuchar jamás, LOLO nuestro ídolo máximo había dejado de existir , fue como un balazo directo al corazón , como si una parte de mi vida hubiera sido arrancada de golpe, a pesar que nunca lo pude ver en persona lo sentía como si lo conociera de toda la vida, como si fuera mi padre . Cabizbajo me fui a mi casa sin pronunciar palabra alguna, tratando de buscarle una explicación a lo sucedido, nunca me gusto ir a ningún velorio, ni al de mi padres fui, prefiero recordarlos como los vi. En persona o a través de fotos. A la mañana siguiente me tire la pera al instituto para ir a su sepelio al templo en breña, fue algo conmovedor cuando apareció el féretro del ídolo eterno en el campo de juego miles de personas que en su mayoría jamás lo vieron jugar , abrazados cantándole al padre que se va, elevando sus manos como queriendo tocar el cielo , llorando su partida personas de todas las edades mezcladas entre si con posters en las manos, polos con su imagen, luego  a las afueras en el momento que sacaban el ataúd hacia la carroza se desato la locura todos pugnaban por siquiera tocar el ataúd, cosa que pude conseguir luego de pasar entre la multitud,  ya en el parque del recuerdo simplemente sucedió lo que se presumía iba a suceder , la gente al no poder asimilar que el ídolo máximo del fútbol peruano iba a ser enterrado trato de evitar ese suceso y entre empujones y forcejeos la cúpula de la barra puso orden y se procedió al entierro. Luego con la gente del barrio nos fuimos a recordar sus hazañas y proezas con la única camiseta que vistió  a lo largo de toda su carrera profesional, terminando en la misma esquina de siempre hasta altas horas de la mañana, entre llantos y caídas por la embriaguez producto de la cantidad de alcohol que tomamos.

Ya pasado un año de aquel triste suceso vino el partido con los pavos que quedara grabado en la memoria de todo el pueblo crema, ya que con diez hombres y el arbitro en contra (como siempre suele suceder con este equipo) les ganamos, ese día la vibra en el nacional fue muy fuerte, y casi todos decían que el alma de “Lolo” estaba presente y fue el jugador numero 11 (ya q estábamos con 10)  y que ilumino a oscar Ibáñez q fue la figura del partido. A la salida de ese partido con mi hermano chaname tuvimos la idea de homenajear a nuestro padre con una tela en su honor, ya desde antes me había convertido en un telero innato, confeccione varias banderas, pero hubo una en especial q marco historia en el fútbol peruano, la esvástica, esta dio mucho q hablar sobretodo a la prensa amarilla q se colgaba de la trinchera para atraer rating y ventas, pero esta es otra historia. El chana dibujaba muy bien y tenia una tela q fue un pedazo de una flameable gigante , así q al día siguiente empezamos la pintada , la frase salio del fondo d nuestro corazón , por falta d espacio nos comimos un par de palabras, ya que originalmente pensamos “EN LA MEMORIA Y EL CORAZON DEL PUEBLO VIVES, LOLO INMORTAL” Así que quedo  en la frase que ya todos saben , su debut fue en el nacional , la verdad no me acuerdo quien fue el rival ni la fecha exacta pero lo que si no podré olvidar nunca fueron los elogios de varios hinchas comunes , y agradecimientos por parte de todos mis hermanos.

Ya han pasado mas de diez años que nuestra tela esta presente en la popUlar , ha visitado muchas canchas ,a gozado muchas vueltas olímpicas y penas por las derrotas y visitado al ídolo eterno en su aposento en las fechas especiales para todo hincha crema, y pasaran muchos años mas , y a pesar que por motivos de amor y trabajo desde hace algunos meses ya no estoy en lima , nuestra tela siempre estará en la popular y si algún día la muerte me separa de este  mundo , no quiero que me entierren con esta tela , ya que mi alma siempre estará en la norte cantando con todos mis hermanos de siempre, porque como dice esa nostálgica canción , “ni la muerte nos va a separar  , desde el cielo t voy alentar”……………………….

mayo 31, 2008 Publicado por | especiales, Relatos | , , , , , , , | Deja un comentario

“LOLO” y una historia de amor

En las épocas primigenias del fútbol peruano, cuando los jugadores todavía no eran tentados de una manera hostigante por los clubes europeos, apareció una historia de amor a la camiseta que hasta el día de hoy se recuerda: la anécdota de LOLO Fernández y el famoso cheque en blanco que rechazó al colo colo de Chile.
En tiempos cuando los jugadores cambian de club como de celular, vale la pena volver a hablar de una historia que demuestra tanta fidelidad por una camiseta que lo contado el día de hoy daría la vuelta al mundo. A pesar de que la anécdota es cuestionada por muchos debido a lo poco que se puede comprobar de ella no deja de constituir una enseñanza del apego de un hombre hacia su club.

Eran épocas donde para algunos amistosos -internacionales, sobre todo- los clubes, con la mayor naturalidad posible, se reforzaban con jugadores de otros equipos. Como por ejemplo la gira aliancista de 1935 en la que Teodoro LOLO Fernández, ídolo máximo de la , reforzó al club blanquiazul, cuando el artillero se puso la camiseta aliancista y cuyas fotos sirven para que hasta el día de hoy los hinchas aliancistas hagan bromas respecto al tema.

El punto es que años después, en 1941, LOLO -cuya fama ya había trascendido fronteras- reforzó al colo colo chileno. El club mapochino iba a jugar un amistoso contra independiente de avellaneda y quería contar con los servicios del artillero. El ‘Cañonero’ vistió las sendas colocolinas junto a otros tres jugadores de la , incluido su hermano mayor Arturo, y anotó el gol de la victoria frente a los ‘diablos rojos’ de avellaneda. Esto generó que hinchas, dirigentes y jugadores del ‘cacique’ santiaguino quisieran convencerlo rápidamente de que firme una permanencia larga en tierras chilenas. Nunca consiguieron el “sí” de LOLO.

Sin embargo los vecinos sureños no se rindieron tan fácilmente e hicieron una última oferta que el día de hoy haría que el jugador firme tan rápido que el papel termine roto. Cuenta más de una crónica que el presidente de colo colo, Robinson Álvarez, le puso un cheque delante a LOLO y le dijo: “usted ponga la cifra”. Contrariamente a lo que el directivo mapochino pensaba, el goleador se negó a firmar el contrato y regresó a tierras peruanas para enfundarse la camiseta de su tan querido equipo crema. “Yo tengo un solo amor, que está en el Perú y se llama la , reportan que dijo. Si eso no es amor, entonces difícilmente alguien pueda estar seguro de qué lo es en realidad.

mayo 21, 2008 Publicado por | los más queridos, Relatos | , , , , , | 3 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.